Sabor a Calle – Radiografia

La tabla que estas usando, el skatepark que patinas habitualmente, el video que descargaste, entre otras cosas, poseen una historia, una identidad y cientos de propósitos. Cuando nosotros, como skateboarders nos hacemos conscientes acerca de estas cuestiones, nuestro panorama cambia, y la manera en la que consumimos, patinamos y nos relacionamos con el skateboarding cambia completamente. No siempre es fácil conseguir información acerca de como se lleva a cabo un proyecto, como se maneja una marca o como se graba un video.

El estar informado sobre como nacieron y como funcionan los emprendimientos skaters sirve como fuente inagotable de inspiración, motivación y compromiso, ya sea para llevar a cabo algo o al momento de consumir algún producto.
Radiografia llega a nosotros para explayar todas estas ideas desde la vision de los verdaderos protagonistas y productores, eligiendo ellos mismos los cinco items a desarrollar, dandole así personalidad y estilo propio, al igual que un buen patinador.

Skateboarding

El Skateboarding es una plataforma con miles de posibilidades que nos ayuda a proyectar -a quienes cambiamos casi cualquier cosa del mundo por interactuar con ese objeto y el entorno- ideas, visiones, puntos de vista, materializar estilos de vida y expresarnos en nuestro día a día para regenerar eso que imaginamos de nosotros y motivarnos para el siguiente amanecer.
La forma en la que vos idees y proyectes tu interacción con la tabla y el espacio que tengas en frente, es algo tuyo, propio y único; y debería ser del modo que vos quieras que sea sin tapujos, pues eso es Skateboarding, una plataforma de expresión.


Sabor A Calle

Entre tantas formas de expresión que permite el Skateboarding, en Sabor elegimos desarrollar (desde la práctica, el progreso de la actividad y la maduración con ésta) un abanico de opciones relacionadas con las instancias culturales enclavadas en las urbes: la interacción con el emergente tridimensional a través de reinterpretarlo al patinarlo; el registro audiovisual de esa interacción como un modo de exponerlo y fomentarlo; las posibilidades industriales y comerciales para el abastecimiento de los insumos y modismos estéticos ineludibles para la propagación del mismo; y sin dudas siempre tratamos de apoyar y enseñar a todo aquel que se siente a gusto y motivado con la plataforma, a tratar de emprender y de éste modo involucrarse y hacer crecer la cultura y comunidad.
Ojo, del mismo modo consideramos que todas las aristas de expresión que nos permite el skate son válidas y valorables, siempre y cuando el que decida qué perfil darle o hacia qué lado llevarlo sea uno mismo desde su propia idea de hacerlo; creemos que esa es la verdadera “libertad” de la que tanto se habla en la cultura; la “libertad” de elegir de qué modo uno monta su patineta y cómo prefiere proyectarse con ésta. Si tu idea es ser campeón Olímpico de la actividad, es tan válida como ser el “skate rat” más reconocido del mundo; si a través del skate surgís como modelo es tan válido como ser el constructor de rampas más reconocido, y si tu idea es tener una marca propia vale tanto como trabajar representando marcas; lo único que importa de esa elección/proyección es que sea tuya y genuina. No todos tenemos que elegir o dedicarnos a lo mismo y eso es lo que hace de nuestra “cultura participativa”, una plataforma tan receptiva, dinámica, democrática y proactiva en un mundo cada vez más separatista y sedentario.

David Lukaszewicz – Wallride Nollie / Foto por Salvador Delia

D.I.Y.

La historia de nuestra actividad nos demuestra que somos nosotrxs “skateboarders”, quienes nos hemos encargado de cimentar y hacer progresar y crecer las bases de ésta cultura y comunidad mundial por el enorme “amor al arte” que descubrimos luego de que nuestras endorfinas nos hicieran sentir como casi ninguna otra situación, ese “subidón de adrenalina” incomparable. De éste modo hemos sido los gestores, creadores, productores, fabricantes, pensadores, promotores, quienes hemos registrado y enseñado al mundo “ordinario” lo que somos, de lo que estamos hechos y hacia dónde vamos.
¿No querés que alguien que no te representa o con quien no te sentís emparentado defina instancias dentro de alguna arista de la plataforma? ¿No te gusta que las empresas/personas/conglomerados que no representan los valores de nuestros ideales se metan en la cultura? ¿No te gusta tener que responder después de años de duro aprendizaje con tu skateboarding a alguien que no entiende o no le importa éste arte? Dejá de quejarte y de despotricar vía redes y ponete manos a la obra: hacé tu marca, hacé tu skateshop, hacé tus productos, hacé tu pandilla, hacé tu programa de TV, internet o radio, hacé tu comunicación, hacé tus eventos, hacé tu música, hace tus dibujos, pintadas, grafitis, tratá de materializar tu estilo de vida y de empoderarte y empoderar tu cultura y comunidad; y vas a ver como todo eso de lo que te gusta(ba) renegar desaparece en un pestañeo. Pero eso se logra trabajando, poniendo todo tu tiempo, esfuerzo y recursos en salir adelante con las cosas que más te cautivan, con tus amigos, con tu ciudad, país… Y no esperando que las cosas sucedan sino “haciéndolas vos mismo”.

Emilio Della Schiava – Ss Back Tail / Foto por Demian Dalmau

Nicolas Medialdea – Fs Tailslide / Foto por Demian Dalmau

C.R.E.A.M.

Como es sabido “el dinero manda todo a nuestro alrededor”. Lamentablemente, el ideal de ganar mucho dinero en éste mercado/rubro (como en cualquier mercado y actividad actual) es básicamente una utopía. En palabras de Mullen, lo que verdaderamente nos define es esa asimilación de caernos y levantarnos incontables veces durante nuestro crecimiento como personas, lo que nos desarrolla como individuos acostumbrados a fracaso tras fracaso, intento tras intento para, en algún momento, ver el brillo y sentirnos plenos. Pero ahí está el súmmum, en la experiencia que nos genera ésta plataforma con el correr del tiempo, en las enseñanzas que ese golpe nos provee, en encontrar placer en las mínimas cosas o en las más abstractas para el común de los mortales. Así que, si tu fin es el Skateboarding para ganar dinero, hacerte famoso, gustarle a quienes querés gustarle, ser aceptado o esas nociones que tanto promueve el mundo ordinario, ni lo pienses; ésto es solo por la experiencia de transcurrir una “vida sobre ruedas” y forjarse a través del patinar para aprender, enseñar, motivar y darle un espacio cada vez más grande a quienes vendrán detrás. Y nunca te olvides que somos y seremos unos “perdedores hermosos”: “hermosos” porque nuestro estilo de vida es auténtico y llamativo (motivo para “marketinizarlo”) y “perdedores” porque ese mundo común que tanto nos usa para promocionar la idea de libertad, creatividad, y todas esas cosas que sí somos y concebimos los “skateboarders”, verdaderamente no nos quiere.

Juan Cross – Ss Heelflip/foto por Demian Dalmau

Luis Garcia – Crooks / Foto por Gabo Butarelli

Extremo

Si en éste 2017, luego de más de 40 años del crecimiento de la plataforma a nivel mundial y nacional, seguís llamando a nuestra actividad, cultura y comunidad “extrema” sos un/a hipócrita.
Extremo es el mundo en el que estamos inmersos: la política es extrema, la economía es extrema, las religiones son extremas, las guerras son extremas, los desastres ecológicos que generamos como humanidad son extremos, el apartheid social es extremo.
Entonces, amigo o amiga que no vienes cayéndote y levantándote del mismo modo que nosotros, no trates de involucrar nuestra actividad, creatividad, proactividad, productividad, motivación, proyección, estilo de vida y todas las cosas que tiene lo que hacemos y elegimos, con esa noción tan vil, pero que nosotros no inventamos; y que al mismo tiempo parece calzarle tan bien al mundo ordinario, donde todas éstas situaciones extremas no parecen sorprender a nadie, pero sí quien monta un monopatín, una tabla de surf, de nieve, una bicicleta, un par de patines, o lo que fuere que a uno lo hace sentir bien y eso es “extremo” ¿Acaso el mundo que nos toca transitar no lo es?
Desde Sabor A Calle vamos a hacer el esfuerzo que sea necesario para que éste noble arte que elegimos como nuestra experiencia de vida, no quede inmiscuido en ese concepto negativo, pues el “Skateboarding” no es extremo (“todo en los extremos es malo”), el Skateboarding, es un medio, un ying&yang, te da y te quita; y llegado el final del día, es algo positivo, ya que siempre aprendes algo.

“Patina & Construye”

 

Pancho Gerez – Bs Noseblunt / Foto por Salvador Delia

Demian Dalmau – Fs Nosegrind / Foto por Gabo Butarelli

Andres Manuel – Fs 50-50 / Foto por Salvador Delia

Nicolas Pereyra – Fs Noseslide / Foto por Gabo Butarelli

Hernan Guerre – Five O / Foto por Gabo Butarelli


Palabras por Emilio Della Schiava.

Introduccion por Mariano Karlen.

Dejanos tu comentario.

Seguinos en Instagram @confortmag @saboracalle