recuperación territorial

La plaza Houssay es el principal punto de encuentro de los patinadores porteños, fue el escenario de memorables hammers, visitas y demos de las marcas mas importantes y principalmente el espacio donde habita la mayor feria skater del país, adornada por sus clásicos y pintorescos personajes. Mas allá de los cambios que sufrió la plaza últimamente, los recuerdos y su mística perduraran por siempre en los corazones de muchos skaters.

Julian Sancho nos entrega este texto, para que podamos conocer un poco mas sobre los comienzos de esta mítica plaza y el folclore que la caracteriza.


Cuando Marian me pidió que escriba algo sobre nuestra queridísima plaza Houssay y su folclore no sentí más que entusiasmo y ansias de poder sacar de adentro mío algo lindo para recordar.

Para quienes no saben lo que es la Houssay, estamos hablando de una plaza localizada en pleno centro de la ciudad autónoma de bsas, en la avenida Córdoba entre Junín y Uriburu, Barrio Universitario.  Llena de olor a comida podrida a causa de los festejos de egresados,  ya  que frente a cada cara de la Plaza están las facultades de Cs. Económicas, Cs. Sociales y Medicina, además de un montón de instituciones educativas privadas que no vienen al caso mencionar… Es bueno citar a los universitarios, ya que fueron, son y serán siempre usuarios y vecinos de la Plaza, a quienes como soldados, tuvimos que proteger durante años para que al día de hoy, pueda uno sentirse a gusto, descansando en sus pastos o usarla como punto de encuentro. ¿Porque digo proteger? Este predio fue recuperado por parte de los skaters porteños hace poco menos de diez años.En esa época casi ni se usaba como spot para andar ya que era un área marginal, donde no se podía permanecer ni un segundo sin correr peligro de ser robado o agredido.

11881462_10206497239166483_989077814_o

Nuestro principal punto de encuentro era el Correo Central, donde ya estaba instaurada una pequeña venta de productos usados los días sábados, inspirados por el gran Monito Pérez y Claudio Cichero, quienes al tener sponsors en aquellos años rebalsaban de productos y para conseguir un billete extra vendían lo que les sobraba de la paga de cada mes. Desde la mañana del sábado hasta la noche del domingo era un paso obligado y punto de encuentro de todas las pandillas skaters de capital y de gran bs as, ya que al estar en el centro de la Ciudad funcionaba muy bien como punto medio para gente de todos lados. Casi por arte de magia, un lunes amaneció vallado y con un cartel gigante que anunciaba la remodelación de todo el edificio y sus alrededores para dejarnos en su lugar, nuevas estaciones de subte y un museo que lleva el nombre de un “pingüino” y en su vereda un piso horrible lleno de las odiosas baldosas de ravioles Macristas.

ccnk_claima20141202_0190_14

Justo para esa época,  la Houssay se había transformado en un point más frecuentado por skaters, pero solo los días de semana y en las horas diurnas. Siempre tuvo bordes , escaleritas, manualeras y bloques que no fueron del todo utilizados por el piso terriblemente malo que tenían, hasta que la primer remodelación nos dejo una mejor distribución del espacio y un piso horrible, pero al menos mejor que el anterior, parejo y “patiable”. De regalo para los pocos skaters que concurríamos en la semana a andar, un flat perfectamente alisado debajo de los arboles más sucios de toda la plaza jajaja: primavera imposible con las flores, pero cada vez que ibas a andar encontrabas un rinconcito nuevo con el que divertirte.

11880719_10206497213005829_610783322_n

Los personajes más memorables de la plaza siempre son los psycohomeless que caracterizan la fauna de las grandes ciudades, los voleyballers trabas peruanos con los que compartimos el sector de los bloques, los vendedores ambulantes de música, libros y algunas hipeadas, quienes, aunque les cuesta aceptarlo, nos deben mucho ya que gracias a la recuperación territorial muchos de ellos se ganan la vida en las veredas de la Plaza.

11874677_10206497251526792_1145010251_o

En la Houssay aprendieron a andar muchos de los pibes maquinas del momento como Martincito Isoldi,  Gonzalo Saravia o Nahuel Capalbo, así como aprendieron muchos niños el arte del hustle que hoy en día los mantiene siempre con los productos a punto para sentirse cómodo, gracias a esta gran feria que se instaló como para nunca más desaparecer. Muchos chicos con bajos recursos pueden conseguir un guatamba usado, unas ruedas baratitas o unos trucks medio matados pero que bancan la parada como para arrancar, que de no existir este mercado nunca podrían haber comenzado a disfrutar de lo maravilloso que es el skateboarding.

11920526_10207457867224601_295927551_n11913294_10207457867184600_1050883263_n11908087_10207457866984595_1570193163_n10007047_600047850071308_1065405876_n11912939_10206497240206509_2027894435_n


Introducción por Mariano Karlen.

Texto por Julian Alejo Sancho.

Fotografías por Marcelo Gagliano.

Corrección por Camila Lukasiewicz.