Pura Pura – Radiografia

Desde mi experiencia personal puedo decir que La Paz es una de las ciudades mas locas e interesantes en las que estuve, y creo que fue el escenario perfecto para llevar a cabo un proyecto de las características de este. El diseño y construcción del skatepark de Pura Pura ubicado entre la ciudad de La Paz y la ciudad de El Alto es un fiel reflejo de la arquitectura y comportamiento de estas dos urbes, donde el eclecticismo arquitectónico y el caos estructural conviven en perfecta armonía.
Tuve la suerte de ser contactado por Luis Gabriel Arias Arcienaga previo a mi llegada a esta ciudad, quien es uno de los principales referentes dentro de esta escena skater que esta creciendo a pasos agigantados gracias a el milagro patinetero llamado Pura Pura. “Gabo” me pareció el personaje indicado para escribir acerca de este proyecto debido a su compromiso con el skate en Bolivia, su activa participación en la construcción de la pista y principalmente su enorme predisposición y voluntad.


INICIO DEL PROYECTO

El proyecto de la construcción del skatepark de Pura Pura empezó como una necesidad para la comunidad skater de La Paz, un ejemplo para promover lugares nuevos como a  la vez generar espacios para que la juventud se vea motivada y tenga más oportunidades dentro de la comunidad extranjera. Uno los principales objetivos fue fortalecer la escena skater nacional, además de eso desarrollar las habilidades de los jóvenes talentos  actuales y a descubrir.
Todo esto vino de la mano de Milton Arellano, quien para ese momento era el presidente de la ASLP (Asociación de Skateboard La Paz).

GESTION

Las primeras reuniones serias que tuvimos como asociación fueron en conjunto con la Delegación de Promoción de Jóvenes del GAMLP (Gobierno Autónomo Municipal de La Paz) cuya labor es ayudar y compartir la visión de los jóvenes. Las primeras reuniones fueron significativas para la ASLP ya que fueron una gran oportunidad de hacernos ver con la municipalidad, además de mezclarnos con los bikers, rollers, etc., para demostrar que existen una variedad de “deportes alternativos” que pueden llegar a llamar el interés del público y de las demás autoridades.

Abril del 2012 fue crucial ya que participamos en la primera asamblea de Jóvenes de La Paz. Logramos impresionar a las autoridades, ya que las propuestas planteadas por la ASLP se veían serias y bien organizadas, incluso pudimos lograr que el alcalde patine. Parte de la gestión para el proyecto se inició gracias a que Jonathan Mehring, amigo de Milton, vino el 2011 junto con Fred Gall, Dylan Rieder (RIP), Kevin Terpening, Steve Forstner, Jack Sabback entre otros para un artículo de The Skateboarder Mag (RIP). Jonathan estaba documentando el DIY de Levi’s en India, tiempo después hubo una charla con los organizadores de Levi’s, fue ahí donde se mencionó a Sudamérica y se dio a conocer la situación de La Paz, quien era Milton Arellano y la posibilidad de la construcción de un nuevo  DIY, hoy en día Pura Pura Skatepark.

Logramos reunirnos con Jannet Ferrufino, quien trabaja para el departamento de deportes de La Paz, para proponer la idea de lo que se podría llegar hacer acá en Bolivia lo se hizo en India; Logramos obtener un monto mayor a 40,000 usd. Pasaron los días y ninguna constructora de skateparks como Dreamland, Grindline o California Skateparks nos había respondido los mails, entonces fue ahí cuando los dioses del skate nos dieron una señal; nos pusimos en contacto con Arne Hillerns de Make Life Skate Life, quienes ya tuvieron experiencia construyendo el proyecto de Levi’s en la India. Fue así como empezó toda la logística para la reunión de los constructores, pasajes, materiales, alimentación  y futuros espacios para la construcción del parque de la mano de Levi’s.

CONSTRUCCIÓN DE LA PISTA

Teníamos alrededor de 100 personas trabajando en el campamento, las cuales eran de más de 15 países diferentes y en su totalidad pocos hablaban el mismo idioma. Los constructores se comunicaban a través de gestos de mano y contacto visual. Uno de los grandes problemas del cual constaba la construcción del skatepark fue el famoso “hacer las cosas a última hora”, incluso a nivel profesional. Fue así en ese sentido que la ciudad tampoco ayudó mucho ya que no poseía mucho equipo de construcción pesado, por lo tanto el GAMLP estaba en medio acuerdo/contrato con un proveedor de maquinaria de construcción y dado por hecho, todos los proyectos alrededor de la ciudad estaban empleando cierta cantidad de maquinaria justamente mientras la pre construcción del skatepark estaba comenzando, es por eso que a pesar de las promesas que se hicieron, las máquinas llegaron luego del tiempo prometido.

Cabe mencionar que la directora del departamento deportivo de la ciudad es una mujer muy caracterizada por su compromiso al hacer las cosas de manera progresiva, que cree en invertir en nuevas ideas y causas. Este proyecto no habría ocurrido sin ella, pero desafortunadamente dependía de todos los procesos legales, que al final solo causaron demoras desde el primer día en que la ciudad no entregó los materiales. Se sentía cierto nivel de estrés, veíamos a Robin Höning y Max Habel preocupados y con el temor en sus ojos de que el proyecto no se terminaría, fue un caos! Pero a la vez nos enseñó que a veces las mismas autoridades quienes se comprometen de manera seria en proyectos de esta magnitud, fallan con sus promesas después de haber planificado toda la acción con meses de anticipación. El skatepark se completó una semana más tarde de lo esperado, es decir en un total de 5 semanas.

ACERCA DE LOS CONSTRUCTORES

Todos los constructores eran patinadores, que dentro de sus países se enteraron del proyecto por medio de su organización DIY local. Como es de saber la comunidad  skater tiene sus lazos unidos alrededor del mundo, aquellos que manejan páginas web, revistas y redes sociales como Facebook, Instagram, etc. fueron los encargados para que el proyecto se haga conocer a nivel mundial y contar con la mayor cantidad de constructores voluntarios (builders jam) Evidentemente no se publicaron notas de convocatorias en las redes ya que se quería lograr un nivel de confidencialidad básico y discreto hasta llegar a tierra boliviana.

Era de saber que los gastos de alimentación hospedaje y demás servicios básicos corrían por cuenta de Levi’s. Como el parque ecológico de Pura Pura contaba con unas chozas los suficientemente grandes, se las adaptaron para que un grupo de 8-10 voluntarios se establezcan dentro de ellas como si fueran una especie de carpas DIY, muchos de los constructores no tenían idea en qué condiciones se iban a encontrar una vez instalados en el sitio, no sabían qué tipo de comida iban a recibir, si iban a tener duchas, baños, lavamanos, etc. Se contrataron trabajadoras de hogares conocidas por Milton Arellano dentro de las cuales Betza era una de ellas, quien fue la más recordada por los voluntarios ya que muchos la recordaran por sus desayunos, almuerzos y cenas. Además que contaban con bebidas calientes como mates, cafés, queques, huevos y demás para hacerse un sándwich o algo que desearan.
Los únicos problemas de convivencia que tuvieron por así decirlo fueron los turnos para las duchas y la limpieza que debía correr por la cuenta de uno mismo ya que al estar trabajando con cantidades de tierra, cemento y materiales usados por los demás el peligro de contaminación de enfermedades estomacales era considerable.

Durante el día se trabajaba mucho y el tiempo libre se lo daban ellos mismos a partir de las 8-9 de la noche, ya dependía de uno si quedarse a continuar con el trabajo del día, irse a descansar, darse una ducha o salir del campamento y bajar a la ciudad a patinar un poco (lo cual no se vio mucho por el tema de tiempo ya que se debía terminar rápido el parque), por unas cervezas o comprarse algo que llegaran a necesitar dentro de las instalaciones del parque.
Para su retorno al campamento se les dieron tarjetas con indicaciones para regresar a la ubicación. Incluso las tarjetas tenían un párrafo escrito para aquellos que tenían dificultades hablando español…

 

“Señor taxista:
Soy voluntario en un proyecto para el desarrollo social y necesito ir a Pura Pura, cerca al Centro de Salud SAID.

Mis colegas de La Paz me indican que la tarifa desde el centro hasta Pura Pura es: 15-20 Bs

¡MUCHAS GRACIAS!”

 

A pesar de la gran variedad de opciones para salir a divertirse por la cuidad los fines de semana muchos preferían quedarse en el campamento para ordenar pizzas y cervezas Paceña. Se armaban fogatas a lo largo de la noche y se la pasaba muy bien, no importaba tanto si no sabías el idioma de la otra persona a la perfección pero las ganas de pasarla bien nunca faltaban.

 

IMPACTO EN LA ESCENA DEL SKATE BOLIVIANO

De no haberse planteado el proyecto con la persona adecuada (Milton) quien quiso algo más allá de un simple spot de obstáculos mediocres para la comunidad skater de la ciudad de La Paz, esto tampoco se habría ni siquiera pensado y planeado. Ahora el Skatepark de Pura Pura, ubicado a los bordes de ambas ciudades de La Paz como del El Alto, es uno de los proyectos DIY más grandes del mundo y con mayor reconocimiento en la escena skater internacional de la cual los patinadores locales nos sentimos muy orgullosos y satisfechos con el esfuerzo realizado.

Terminado el proyecto no nos quedamos con las manos cruzadas ya que otra de las grandes razones por las cuales queríamos contar con un skatepark público fue la razón de tener un centro de ayuda o comunidad que aporte con materiales de skate para los niños y niñas en este mundo. Así enseñándoles que más allá de la diversión el skateboarding no discrimina, es toda una cultura de la cual nos sentimos muy orgullosos de ser parte y de los beneficios que se pueden llegar a gozar.

Los padres de familia adoran lo que se hizo en conjunto con Levi’s que a pesar de ser conocida como una marca de ropa también está involucrada en proyectos de este carácter.
Las distintas autoridades del resto del país al ver lo que se hizo abrieron los ojos y ahora sienten más que nunca esa motivación para apoyar el skateboarding nacional.
Con Milton Arellano como presidente de la  Asociación de Skateboard de La Paz (en aquel entonces) y Make Life Skate Life se planteo; “Bolivia necesita un skatepark gratuito para estos niños, y tenemos que proveer un centro comunitario para que ellos para que tengan un espacio para patinar y aprender”.
Este proyecto no solo está ayudando a formar skaters, sino también a sacar a la juventud de los problemas, la delincuencia, venta de drogas, robos, etc.  También recibe donaciones como tablas, trucks, ruedas y demás accesorios gracias a la colaboración de parte de “The Berrics” para proveer a los niños y niñas de escasos recursos la oportunidad y facilidad para practicar  skateboarding.


Introduccion por Mariano Karlen.

Palabras por Luis Gabriel Arias Arcienaga.

Seguinos en Instagram @confortmag

Dejanos tu comentario.