patinando al filo del fatal tercer riel

 

Algunos skaters sienten la constante necesidad de patinar en lugares poco comunes, desvirgar nuevos terrenos, donde la mayoría ven peligros y dificultades otros ven suelo fértil, impulsados por la magia de romper las reglas y la adrenalina de poner en juego la propia integridad física.

Ñaño Ramirez, uno de los fundadores de la original marca Asco y realizador de este clip nos responde algunas preguntas sobre estas emocionantes sessions.


¿Antes de realizar este clip, tenían conocimiento sobre los peligros del tercer riel?

No. ¿Que pasa con el tercer riel? ¿Es el que da corriente? La idea es no tocar nada de nada si se caía la tabla a las vías.

Ese mismo, el que te deja pegado. ¿En alguno de los casos que bajaron a buscar una tabla, se encontraron con que venia un tren a toda velocidad?

No, aunque parezca una locura tratamos de estar muy atentos a los tiempos y siempre había alguien vigilando y avisando ante cualquier situación.

Muy responsables… ¿Inconvenientes con la policía o civiles aterrorizados?

Un par de veces nos quiso agarrar la policía, pero son muy flojos para correr.

¿Arriba de que se cae Fede en el clip? ¿Vomito de ciruja?

JAJAJAJA, no. Lo olimos para saber que era y parecía ser dulce de leche por suerte, pero de todo el pasillo tuvo que caer justo ahí.

Lo único que me pareció extraño fue que no aparece ningún wallride en algún vagón del tren. ¿Que paso?

La idea principal era hacer un clip más largo, es muy difícil grabar ahí abajo, todo tiene que salir rápido y debes huir casi en el acto. Poco a poco el material fue envejeciendo y fue mejor sacar el clip así como estaba. Si hubiésemos grabado más posiblemente habría algún wallride en un vagón o alguna prueba dentro del tren.

¿Tendremos mas trucos bajo las profundidades de la ciudad en un futuro?

No hay planes de volver a filmar en los subtes, pero nunca se sabe.

11998360_10208267874680965_2119642158_n11999997_10208267874880970_230499687_n (1)

 


Introducción Por Mariano Karlen.

Fotografías por Tomas Scicchitano.

Dejanos tu comentario.

Seguinos en instagram @confortmag