El flujo del skateboarding

Hoy en día son más que evidentes los cambios que ha experimentado el mundo de la patineta; En Instagram Nyjah le cambia las cubiertas a su Lamborghini Aventador, Marc  Johnson le rompe el corazón a Carrol y Chris Joslin hace BS Bigspin de un tiro en el triple set del San Diego Sports Arena.
Si bien el espíritu patinetero se mantiene fuerte en las calles, a su vez, mediante algunos factores como las redes sociales, la llegada de grandes corporaciones y la introducción del skateboarding al ámbito deportivo, se ha intentado corromper la escencia de su origen, sus intenciones y su identidad. Los grandes campeonatos como el SLS han desfilado el patinar hacia un abismo predecible y aburrido, donde al final del precipicio los grandes atletas revientan sus dentaduras  y sonríen desfigurados en medio de una espesa bruma salpicada de Don Perignon  y exuberantes señoritas Monster.

Lamborghini-Aventador-Nyjah-632x411

 El sabor del dinero se ha hecho presente también aquí, y se hace difícil culpar a un gran talento por abandonar una compañía “core” en busca de mejores beneficios económicos y un futuro más prometedor… Seamos sinceros, pocos rechazarían un contrato de Nike SB o Adidas con una paga 3 o 4 veces mayor al que estamos recibiendo de nuestro actual sponsor de dueños skaters, y sería sumamente hipócrita señalar con el dedo por tal decisión, en un mundo donde la mayoría de nosotros trabajamos por una vida más cómoda y abundante.
Por la boca muere el pez, y la manera más inteligente de sobrevivir a estos cambios es mantener un perfil bajo, libre de contradicciones y así esquivarle al hambriento e infeliz gigante que habita en las redes sociales y en la “falta de vida” de algunas personas.

adidas-mj-daewon_o746g5

Actualmente el skateboarding está sufriendo una gran metamorfosis, donde el consumo y el acceso a la información cumplen un rol principal.
Si bien internet está repleto de hermosas producciones audiovisuales independientes y de companias skaters, medios gráficos serios y de exquisito contenido, si bien aun se puede respirar con facilidad esa faceta del skate donde la diversión, la creatividad y el simple hecho de patinar es lo único que importa; no se puede dejar de lado lo que realmente está sucediendo a nivel industria, y que hace titubear el trabajo de años por parte de gente que ha dedicado su vida al desarrollo del skateboarding como algo puro y bello.

Se hace difícil no sentir que se nos revuelven las tripas al ver al gordo Paul con cara de ojete por no conectar en el “Street” course de Kansas City, o al enterarnos que a Dekline no le cerraron los números y tuvieron que rajar a todos a la mierda… Pero no seamos caretas y no dejemos que la falsa humildad inunde nuestros posts de Facebook; Estas cosas no pasan por que sí. Si en algún momento cometemos la osadía de abrir la boca, solo nos queda ser de hierro y no traicionar nunca a nuestras palabras.
Hay que ser realistas, el ingreso de las grandes corporaciones ya es un hecho, simplemente resta encontrar un equilibrio y lograr algún tipo de convivencia sana y productiva en medio de este mar de contradicciones.


Por Mariano Karlen.

Dejanos tu comentario!

Seguinos en Instagram @confortmag