El arte del schot.

Hasta donde tengo entendido el término “Schot” (spot + choto = Schot) fue acuñado por Luis Kretschmann y Martín Batello, dos patinadores míticos de “La Feliz”, para referirse a la infinidad de “spots” (lugares para patinar) bastante rústicos, parcial o totalmente “inandables” o demasiado complejos y/o abstractos, que forman parte de nuestra arquitectura autóctona (que es bastante antagónica en comparación a lo que vemos en las diferentes “mecas” del skateboarding alrededor del mundo) pero que así y todo, al verlos, uno imagina alguna manera de utilizarlos, intervenirlo y/o expresarse sobre la tabla en éste a pesar de sus características.
Este termino llega a mí en el año 2011, durante el primer tour a Marpla, gracias a mis hermanos costeros David Lukaszewicz y Andrés Manuel; no me pregunten cuándo, cómo o por qué (me imagino que queriendo ir a patinar algún lugar “rústico” de la ciudad motivado por el viaje) pero para mí surgió en esa sesión y desde entonces pareciera que toda la cultura de patinadores en Argentina lo ha adoptado. No sólo por ser un juego de palabras divertido u otro término inventado por nosotros skaters argentos, sino por albergar un concepto bastante profundo de lo que es patinar por las ciudades argentinas, tratando de sacarle jugo a esas construcciones urbanas desafortunadas para el skate, pero que desde el vamos, eso es lo que hemos aprendido con el skateboarding.Y eso me encanta, patinar la ciudad, descubrirla, redescubrirla y sacarle ese “cáliz” tan preciado para nosotros los patinadores: la sensación de “conquistar” ese pedacito de concreto que nada tenía para ofrecer en materia de skate, hasta que lo viste y te lo imaginaste…
Si ves algún “spot” y te imaginás haciendo algo, automáticamente sentís esa necesidad de intentar alcanzar ese goce sobre la tabla a pesar de sus contratiempos. Y aunque ese lugar no tenga el mejor piso o entrada o está dañado o demasiado rugoso con carrera de mierda o lo que sea que no lo haga fácilmente “andable” pero igual me permite -muy a pesar de las consecuencias-  intentar eso que imagine; si esos son “schots” mostrame cien que los patinamos a más no poder!!!
Emilio Della Schiava.

Sw Crooked - Foto por Demian Dalmau

Sw Crooked – Foto por Demian Dalmau

Pivot to fakie / Foto por David Lukaszewicz

Pivot to fakie / Foto por David Lukaszewicz


¿Crees que el “schot” es una pieza fundamental del street skateboarding en Argentina?

Es algo que adoptamos por la forma en que se construyen las ciudades acá. Lo importante es poder llevar eso que uno aprende, seguramente en algún lugar más “privilegiado”, a cualquier lugar que uno imagine que puede hacerlo, hacer una linda foto o filmar algo siempre tratando de proponer la expresión de cada uno sobre la tabla.

Cuando bajamos un truco no podemos evitar sentir esa sensación de bienestar que caracteriza a la patineta. ¿Sentís algún tipo de satisfacción extra cuando ese truco bonito es concretado en un auténtico schot?

Totalmente.  Por ser un lugar choto, chotísimo, al patinarlo esa satisfacción tiene mucho que ver con la presión que uno se impone por tratar de concretar algo que únicamente imaginabas hasta de manera “surrealista”.

Fs Noseslide Nollie Bigspin out / Foto por Demian Dalmau

Fs Noseslide Nollie Bigspin out / Foto por Demian Dalmau

Sw Ollie / Foto por Mauricio Arguello

¿Cómo describirías una jornada de búsqueda de schots?

Como todos los días al momento de salir a las calles, no importa lo que surja, o si tenés algo en vista o ideado previamente, la búsqueda de schots es el ir a patinar. Por lo menos en Cba, la mayoría de lugares tienen características bastante contrarias a un andar tranquilo, relajado y fácil.

¿Cómo sobrellevas una ardua lucha contra un spot rustico que está empecinado en que no bajes el truco?

Más que hacernos “luchar” contra ellos, creo que los schots tienen mucho para enseñarnos, principalmente en materia de identidad y la relación entre esa proyección que hacemos de nuestros skateboarding callejero con el emergente tridimensional urbano.  Al final del día, andar en un schot o un spot perfecto, siempre se trata de skateboarding así que deberíamos contentarnos por el hecho de poder hacer esto que tanto nos gusta, sin importar el detalle.

¿De qué se trata “El arte del schot” ?

Creo que el “arte del schot” es aprovechar lo que las ciudades disponen creando en ese no-lugar, ese estilo de skate callejero que uno expresa sin renegar tanto del escenario adverso. Lo importante es poder resolver eso que uno imagina adaptándose al entorno y sin importar las condiciones, patinarlo…

Sw Heelflip / Foto por Demian Dalmau

Sw Heelflip / Foto por Demian Dalmau


Introducción por Emilio Della Schiava.

Entrevista por Mariano Karlen

Retrato por Demian Dalmau

Si queres ver a la pandilla atacando infinidad de despiadados schots, no te pierdas “Atracción Callejera”, el nuevo video de Sabor a Calle que se estrena este Lunes 21/12

Dejanos tu comentario!

Seguinos en Instagram @confortmag